Cádiz es la segunda provincia que mayor tasa de agresiones a médicos registra a nivel nacional